Reflexión sobre la paz

​Paz.

Elemento en la vida sin el cual es imposible prosperar/edificar. 

Entre más convulsionado esta el mundo mayor es el clamor pidiendo/deseando paz. Recordemos que la Biblia deja muy claro que el fundamento de la paz es la justicia. En muchas ocasiones, aparentemente hay paz sin justicia- esto es represión, no paz. 
La Biblia tambien deja claro que hay muchas cosas que cada persona puede hacer para contribuir a que haya paz:

1. Orar por nuestras autoridades.

2. Actos de misericordia hacia los pobres, viudas, huerfanos y extranjeros.

3. Un caminar en rectitud y justicia en cada area de nuestra vida ( empezando dentro de la familia).
Pido a Dios nos de la gracia necesaria para pasar tiempos a solas con Él, para que ordene nuestro corazón, y el Espíritu Santo pueda tomar su lugar como director de nuestros pasos.
Vienen tiempos muy rudos, y sólo por medio de una profunda comunión con Jesucristo podremos tener esa paz, que sobrepasa todo entendimiento en medio de las grandes tormentas que nos tocaran enfrentar.
Pido a Dios nos dé oídos para oirle y un corazón para obedecerle.

Advertisements

Devocional. 2 de agosto, 2016.

Aca tuvimos a un burrito una temporada, su nombre: Filemón. Alli descubri que los burros pueden ser muy tiernos, sociables e inteligentes aparte de fuertes. ¿Por que entonces usamos la palabra “burro” como derrogativo? Porque son muy necios. No son dóciles. No es fácil guiarlos.
Estoy llegando a entender que cuando el corazón bombea orgullo, unas compuertas cierran los oídos y nos es imposible escuchar consejo, recibir dirección.
La medicina para esta enfermedad es: humildad.
Un reconocimiento de que nuestra sabiduria e inteligencia tienen límites.
Contraste:
“¡Ay de los sabiis en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos!”. Is. 5:21
“Si quisieres y oyereis, comeréis el bien de la tierra” Is. 1:19

Devocional. 10 de agosto.

Anoche lei Is. 12, hoy en la mañana lo volví a leer. Interesante notar que aniche subraye el versículo 2:
He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAB Jehová, quien ha sido salvación para mí.
Sin embargo, no subraye el versículo 1:
Cantaré a tu, oh Jehivá; pues aunque te enojaste contra mí, tu indignación se apartó, y me has consolado.
“Curioso” como vamos “recortando” la Biblia para quedarnos con un dios hecho a nuestra medida. 
Que Dios nos de gracia para aceptarlo tal y como El es.

Devocional. 5 de agosto.

Esperaré, pues, a Jehová, el cual escondió su rostro de la casa de Jacob , y en él confiaré. Is. 8:17
¿cuantos podemos/podremos reaccionar así en tiempos de escaces? ¿Que podemos hacer para fortalecernos y poder reaccionar así? El profeta dice: ¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto es porque no les ha amanecido. Is.8:20

O sea: leer la Biblia y experimentar comunion con Cristo nos lleva a tener luz (entendimiento de quien es El y quienes somos nostros para El) que nos permite confiar en Dios en medio de la crisis mas severa.

 No porque supla nuestra necesidad sino porque entendemos que nuestra vida va mas alla de dicha necesidad.

En contraste con los que no han cultivado su fe:

…y acontecerá que teniendo hambre, se enojarán y maldecirán a su rey y a su Dios…y serán sumidos en las tinieblas Is. 8:21-22
Debemos entender que la crisis economica nos va a afectar a todos de una u otra manera. Tenemos que ir haciendo haciendo algunos ajustes, sobre todo en nuestras expectativas de lo que Dios debe hacer “a nuestro favor”

Escepticismo

He estado buscando a Dios, pidiendo misericordia sobre mi familia y pues es interesante como esperamos que Él se mueva a nuestro favor sin que nosotros tengamos que sacrificar algo.

Cierto, el sacrificio supremo lo hizo Jesucristo en la cruz del Calvario y por medio de ese sacrificio nosotros tenemos acceso a la salvación de nuestras almas sin necesidad de obra alguna de nuestra parte, tan sólo fe. Es por fe, no por obras para que nadie se glorie. La inscripción de nuestro nombre al libro de la vida es 100% por fe, ninguna de nuestras obras, por gloriosa que sea, es aceptada como pago para inscribirnos en dicho libro. Tan sólo la sangre de Cristo Jesús puede interceder en ese momento para que nuestro nombre sea escrito. Ni siquiera llegamos al altar sin el trabajo del Espíritu Santo, es Él quien nos capacita para humillarnos y acercarnos a la cruz.
Sin embargo, después de ese glorioso momento, empieza un trabajo en equipo. Si queremos ver victorias, tenemos que coparticipar con Dios. El ayuno es una de las estrategias favoritas de Dios para limpiarnos y para derrotar al enemigo de nuestras almas. De alguna forma, cuando ayunamos, nuestro espíritu se vuelve más sensible a la voz de Dios y podemos discernir estrategias que nos permiten entrar a lugares de victoria. Jesús dijo “Cuando ayunen…” no dijo “Si algún día se animan a ayunar…” Dios espera que ayunemos, tanto como participar de la Santa Cena, orar y leer la Biblia. Estas son los canales que Él ha establecido para que tengamos comunión con Él.
Muchos de los milagros que anhelamos son estobados porque no tenemos comunión con Dios, por lo tanto no tenemos acceso a las estratégias que Él quiere darnos para librar las batallas de la vida aquí en la tierra. Cuando entendemos esto, nos es más fácil poner en prioridad nuestra comunión con Cristo.
Por gracia (poder divino en acción) he empezado está busqueda de Dios porque anhelo que mis hijos se acerquen a Él. Su respuesta me ha conmovido profundamente ya que me ha mostrado que la razón por la cual mis hijos han caído en escepticismo y confusión espiritual va muy ligado de la mano con la crítica que hemos hecho como familia a la iglesia.
Es cierto, hay momentos en que Dios levanta profetas para confrontar el pecado en las congregaciones, y tengo la certeza de que mis padres tenían ese llamado. Sin embargo, en muchas ocasiones se habló fuera de la dirección del Espíritu Santo y con amargura en el corazón. Esto es pecado. Demasiadas veces, en casa, se criticó lo que pasaba en una congregación sin discernir si ello era dirigido o no por el Espíritu Santo, simplemente lo veíamos raro y lo juzgamos en nuestro entendimiento carente.
Grave error. La Biblia dice que el único pecado que no se perdona es la blasfemia en contra del Espíritu Santo, eso nos debe indicar algo, nos debe de alertar a caminar con cuidado en torno al Espíritu de Dios. Digo, Jesús perdona la blasfemia en su propia contra, pero no encontra del Espíritu Santo… eso nos debe llevar a una humildad de “Cierto, yo no soy Dios, no entiendo ni una pizca de todo lo que pasa en lo espiritual y más vale que no me levante en soberbia, por tanto, ni siquiera me voy a animar a juzgar a la ligera lo que ocurre en las congregaciones.”
Me refiero a la alabanza, los dones espirituales como profecía y don de lenguas, liberaciones, risa santa. Estas y otras manifestaciones espirituales pueden sacar de onda a aquellos que no las han visto antes, o no las entienden, pero debemos ser muy cautelosos antes de criticar. Es mucho mejor guardar silencio, ayunar, buscar esa comunión con Dios y una vez teniendo respuesta decidir si lo vamos a confrontar o si mejor buscamos nadar en esas aguas. Me parecería muy raro recibir un “Sí, es mi Espíritu moviéndose allí.” y que digamos, “Ah, que bueno, pues que le sigan sin mí.”  Es posible, pero…¿por qué haríamos algo así?
He aquí el desafió de encontrar la verdad: se espera que actuemos conforme a ella. Si al buscar a Dios, recibo un “Esto no es mío.” lo más seguro es que Dios espere que vayamos a confrontar a ese pastor, o congregación. ¡Agg! O por lo menos que empecemos a orar pidiendo que Dios intervenga, y de allí, obedecer lo que Dios nos vaya pidiendo. Por otro lado, si es un mover de Dios, minimo nos queda respetar ese mover. No criticarlo a la ligera, porque estamos criticando el trabajo del Espíritu Santo. No estamos blasfemando en contra del Espíritu Santo, pero aun así me parece terreno peligroso ¿me captan?
Y es tan real esto, o sea realmente es una afrenta tremenda a Dios, de manera que Dios permite que demonios de incredulidad y esceptisismo empiecen a moverse en medio de nuestras familias y congregaciones. ¿El resultado? Cientos de jóvenes cristianos están caminando lejos de Cristo y buscando llenar su espíritu en otras religiones o actividades espirituales que son afrenta directa al Padre Celestial.
¡Qué fuerte! ¿No crees que Dios entregaría a nuestros hijos al enemigo? Toma tiempo para leer el libro de Jeremías. Allí Dios nos dice claramente que entregará a nuestros jóvenes y doncellas al enemigo, porque Dios mismo se convierte en nuestro enemigo cuando nos aferramos al pecado.
¡Qué doloroso ver como Dios nos permite caer en incredulidad! ¡Qué terror tan grande! Si entendemos que la incredulidad es la raíz de todos los otros pecados, nos estremecemos al ir “conectando los puntos” y ver lo que nuestra actitud soberbia, desde la cual hemos criticado tan a la ligera a cientos de pastores y congregaciones, nos da como cosecha.
Jesús dijo “ve y no peques mas no sea que algo peor te suceda.” Eso mismo puede decirse así “ve y deja de ser incrédulo, no sea que algo peor te acontesca.” La incredulidad nos lleva a caminar a ciegas, lejos de Dios, lejos de su consejo, lejos de la Biblia que es lámpara a nuestros pies…logicamente vamos a tropezar, vamos a terminar en pantános o perdidos en alguna gruta, con laberintos por todas partes sin encontrar la salida.
¿Cómo podemos rescatar nuestra fe y cultivarla para que nuestra cosecha sea diferente: Caminos con luz que lleven a verdes pastos, a huertos con frutos deliciosos?
Para empezar debemos tomar tiempo para pedir perdon a Dios por las veces incontables en que hemos criticado sin discernimiento, humillarnos ante Él y pedirle que en su infinita misericordia nos rescate a nosotros y a nuestros hijos de la increduliad, del escepticismo y de toda la confusion que conlleva.
Que Dios sea Dios en nuestra vida.
con amor,
Beatriz

22 de Agosto, 2014

¿En que andamos? Bueno, parece primavera aunque estamos a un paso del otoño. 

 
Han habido muchas cosas que me han alentado profundamente, no quiere decir que todo sea color de rosa, no quiero dar esa impresión, pero sí quiero compartir las pequeñas ENORMES victorias que estamos viviendo:
 
El equipo de maestros que llegó este año a la primaria está HERMOSO. Y hay un ambiente de celebración, que lindo es cuando se logran agrupar personas de un mismo sentir! Por favor pidan que no hayan paros este año, realmente sería lindo tener un año de buen trabajo, con este equipo los chicos podrían subir un montón su nivel académico. 
 
Seguimos buscando la manera de que los chicos reciban atención dental. Alquien me sugirió llevarlos en grupos pequeños a la universidad de odontologia en Tuxtla. El director mismo me contestó que “estamos para servir al pueblo chiapaneco.” Y pues ahora necesitamos que el presidente nos preste el camión para llevarlos, y reunir el $ para comprar las anestesias etc. (estas semanas el pueblo esta de fiesta así que no hay caso de intentar gestionar el bus). Sin embargo, el primer SÍ ya está. 
 
En la primera reunión de padres de familia de la escuela tuve oportunidad de enseñar un poco sobre la importancia de la higiene bucal. Fue muy divertido, pero aparte realmente salí contenta porque fue tan diferente a la primera vez que hablé hace años. En aquella ocasión los rostros eran como de piedra, totalmente inexpresivos, recuerdo haberle comentado a mi mami “No tengo ni idea si les gustó o si no les gustó lo que les compartí.” En esta ocasión fue muy diferente: hubo contacto visual, sonrisas, cabezas asintiendo…salí con una fuerte sensación de “ya soy parte de está comunidad.” 
 
El gobierno está presionando a las mujeres que están en el programa de Oportunidades a estudiar. El miércoles fuimos a entregarles sus libros y a presentarme como maestra. Fue bonito llegar a la cancha y escuchar “¿usted va a ser nuestra maestra?” y luego ver su rostro iluminarse cuando les contesté que sí. Hoy fue su primera clase, fue una de las clases más conmovedoras que he tenido. Era tan grande el entusiasmo que no pude contenerme de preguntarles “¿por qué no se habían inscrito antes?” Una de ellas dijo “Por flojas.” Pero al revisar sus libros (El que están estudiando ahorita se llama Un Hogar Sin Violencia), varias mencionaron el machismo y como “uno se casa chica y los hombres no le dejan continuar estudiando.”  Al corregirles la ortografía una de ellas dijo “Nos va a tener que perdonar, es que nosotros sólo sabemos tortear, lavar ropa…”  Auch. La de mayor edad dijo “Hace 20 años que no toco un libro.” y luego agregó “Hoy al salir mis hijos me preguntaron a donde iba y les contesté que  a la secundaria.” Su voz entonaba un himno de triunfo. 
 
Varios niños  y niñas me han preguntado cuando van a poder empezar a venir a estudiar. Empezarán el lunes a las 4 de horario de gobierno (aquí no todos hacen cambio de horario, tenemos horario de Dios, y el horario de gobierno. El horario de gobierno es el que cambia). Uno de mis vecinos venía a trabajar y traía a su hijito, cuando pregunté porque no iba a la escuela la respuesta fue “no le gusta”. Hoy ese niño me dijo que ya se había inscrito pero que aun no sabe leer, “¿puedo venir para que me enseñe?” 
 
En el tema del INEA quiero decirles que ya somos Punto de Encuentro. En cuestión de jerarquía quiere decir que hemos crecido y con el tiempo tendremos otro tipo de oportunidades. Quizá hasta podamos traer una prepa abierta.
 
No sé, ver tanto despertar a lo académico “de repente” …sé que es un milagro.
 
Están arreglando la avenida grande, eso le va a dar un giro enorme al barrio. También están arreglando el kinder, y se supone que nos deben pintar la primaria. Esperemos que así sea.
 
Me acabo de inscribir a un curso de Empredurismo Social (no sabía que existía tal cosa) junto con mi hermano y creo que va a ser muy importante para lo que siga. 
 
Una cosa veo…eso de que uno pone 5 pescados y Dios alimenta una multitud. Siento que doy tan poco y tan torcidito…pero Dios interviene…y una multitud es alimentada. 
 
Dios es fiel. 
 
Bendiciones,
Beatriz

La mesa redonda de Gloria

Mi mami partió a la presencia del Señor hace dos semanas. Ha sido interesante notar que al darnos condolencias con frecuencia se menciona la mesa redonda. Alguien dijo: “¡Ah! ¡Si esa mesa pudiera hablar las historias que podría contar!” Y es cierto.

Esa mesa ha sido parte de nuestra familia por lo menos unos 40 años, y a su alrededor ha habido todo tipo de pláticas…pero en realidad más que pláticas ha habido vida. Es más, en cierto sentido mucha de la vida de mi mami giró alrededor de esa mesa.

No me malinterprete, no quiere decir que lo único que hizo fue cocinar. Como madre, misionera, maestra, alumna y viajera, no vivió confinada a la cocina; sin embargo, definitivamente invirtió mucho de su tiempo, dinero, y esfuerzo en torno a esa mesa. No podía resistir la tentación de comprar un salero bonito o un juego de vasos a buen precio: “Se van a ver muy bien con los platos de colores.” Era muy cuidadosa con sus cosas de manera que para cuando cumplió 80 años ya tenía una serie de manteles y vajillas que nos permiten “jugar a la casita.”

La comida que se ha servido en esa mesa ha sido tan diversa como las personas que se han sentado a degustarla. Han llegado personas de muchas razas y de todo estrato social, cada una de ellas ha sido tratada con cordialidad y gentileza. Uno de los objetivos de la mesa “bien puesta”, era cubrir a las personas con dignidad. Era la forma en que mi mami te decía: “Tú eres importante.” Y lo lograba.

Más de una vez he escuchado: “Hay un remanso de paz en tu casa.” Mucho lo lograba la mesa…mejor dicho todo lo que hacía mi mami en torno a la mesa: mesa bonita, comida deliciosa y buena conversación. Siempre todo impecable, pero si había un cumpleaños o algo especial que celebrar había detalles extras para subrayar dicho acontecimiento.

No importaba lo que los visitantes quisieran compartir, siempre tenían la certeza de que mi mami les estaba escuchando, prestaba atención y luego daba una respuesta. Quizá no siempre la respuesta que uno quisiera escuchar, pero definitivamente de alguien que estaba escuchando.

Mami platicaba con la misma facilidad de futbol y mariposas que de política o economía. Sabía de lingüística y antropología; pero también disfrutaba platicar de lo cotidiano y simple de la vida: el hijo que se casa, como cuidar de alguna planta o de una buena receta. Este atributo le permitía llevar al visitante, aun a los que llegaban por primera vez, a sentirse en casa casi de inmediato.

Debates, nunca pleitos. Los pleitos en la mesa estuvieron siempre prohibidos. Aunque no estuviéramos en una verdadera paz, mi mami se oponía a que se discutiera a la hora de compartir alimentos. Peleábamos, pero nunca a la mesa. Sin embargo, los debates no sólo fueron bienvenidos sino alentados. Mis padres disfrutaban que la gente piense, aun si eso implicaba cuestionarles a ellos. Lo único que interrumpía un buen debate era la pregunta “¿Gustas más café?” Siempre hubo buen café y más adelante buen té.

Sueños y/o anhelos, todo tipo, de todo sabor y color. Nos ha gustado soñar y soñar en grande. Recuerdo haber pasado horas con mis hermanos soñando en un viaje de Alaska a la Patagonia, no lo hicimos pero fueron lindas horas. También viene a mi memoria los tiempos en que mis padres hablaban con profundo anhelo el ver a la iglesia entender el concepto de misiones y participar de una manera activa capacitando y enviando misioneros…cada vez que escuchó de algún mexicano siendo misionero sonrío.

¡Ah! Porque han ustedes de saber que la cantidad de horas de trabajo que se llevaron acabo sobre esa mesa han sido incontables. Desde revisar las ponencias que darían mis padres en algún retiro, campamento o congreso, hasta ordenar las fotocopias que se entregarían. Aparte de las tareas que se contestaron, exámenes que se revisaron, recopilación de información de investigaciones que se analizó…esa mesa con frecuencia estuvo cubierta de papeles, clips, engrapadoras y marca textos. En años más recientes diferentes laptops han estado sobre ella… a veces estuvo la abuela, la hija y algún nieto.

Mami con frecuencia se sentaba allí mientras hablaba por teléfono. Mucho de su tiempo lo empleaba en llamar para preguntar como estaba alguien, a sus hermanos, hijos y amistades cercanas les llamaba con mayor regularidad, pero no se limitaba a ese grupo. Otras llamadas eran para investigar sobre algún curso, tarifa de avión, costo de un boleto de teatro etc. Y las llamadas rutinarias para hacer un reclamo a Telmex… ja ja ja ¡Siempre se sorpredía de que llegará tan alta la cuenta!

Esa mesa también fue testigo de muchas lágrimas, cientos de consejos y miles de suspiros. Los estudios bíblicos que se sostuvieron fueron de verdadero alimento espiritual, nada de papilla. Leíamos una porción y luego nos llovían las preguntas: “¿Qué entendiste? ¿Qué te dice Dios? ¿Cómo lo puedes aplicar?” Y nos alentaban a preguntar, y no siempre había las respuestas…en especial cuando preguntaba mi hermana menor, sus preguntas con frecuencia estaban empapadas de una profundidad teológica impresionante; aunque dichas con sencillez e ingenuidad. Por años mami tuvo un estudio bíblico con un grupo de mujeres alrededor de esa mesa, ella fue una gran maestra.

Oraciones, infinidad de oraciones se han elevado alrededor de la mesa de Gloria. No sólo agradeciendo los alimentos o bendiciendo al cumpleañero, peticiones para suplir necesidades económicas, gratitud porque estábamos juntos y mucha intercesión por otros. Con frecuencia escuchamos la introducción: “Debemos orar por…” seguida del nombre y la situación que atravesaba la persona.

Y así vivió Gloria, muy agradecida por una mesa redonda que permitía que todos los presentes puedan verse a los ojos al conversar, que no tenía cabecera para eliminar jerarquías erróneas y dejar muy en claro que todos los presentes eran importantes de igual manera… compartiendo sobre ella mucho más que un delicioso banquete…se compartió ella misma.

Su fe en Cristo le permitió hacerlo. Dios nos conceda la misma gracia.

Gloria Yáñez de Gasca partió a la presencia del Señor el 30 de Mayo del 2014.