Estos son tiempos tristes para México

-por B. Gasca Yañez

Estos son tiempos tristes para México, toda la nación está consternada con la desaparición de los normalistas. A ratos se siente como si una nube muy oscura estuviese cubriendo nuestro cielo, la esperanza se apaga ante tanta corrupción.

En medio de ello, me toca mi propia dosis de corrupción en vivo y en directo. Han arreglado la calle y el canal de agua pluvial pasa por una parte de nuestro terreno. Los líderes primero me dicen que no hay presupuesto para que la parte que pasa por mi terreno sea encementada, sólo sería la zanja de tierra. Gracias a Dios varios vecinos empezaron a usar el canal de drenaje, entonces me quejé y los mismos vecinos presionaron a los líderes para que pidan al presidente que lo encemente. Llegaron con el cuento de que no había mucho presupuesto así que sólo le iban a poner malla y un poco de cemento, ya no tan grueso. Pensé: “Peor es nada.”

Sin embargo, al momento de firmar dando el permiso para que lo coloquen, leo y veo un término muy técnico así que le pregunté al ingeniero que quería decir y me explicó que sería un canal cerrado hecho con varilla y paredes de 10cm de espesor. Entonces les digo “Señores, yo no puedo firmar esto, porque, es como si me piden que firme algo en que me ofrecen un cerdo y luego me dan una gallina.” La respuesta “Entonces no le damos nada.”

Siendo Gasca Yáñez, escribo mi carta de inconformidad y me voy a la presidencia, al entregar mi carta la secretaria me dice: “Otra carta.” La presidencia ya es como mi segundo hogar…en fin, ella me pasa con el supervisor de la obra quien me mira sorprendido y me dice “Señora, el proyecto incluye 30 metros de canal que pasan por su casa y la de su vecino. Eso se va a hacer, ya está aprobado.”  Eso me ha tranquilizado, pero debo seguir pendiente. Además se debe escribir un Acta de Acuerdo con algunos incisos que nos protejan, que los líderes no han querido elaborar.

Bueno, busco al presidente del barrio para entregarle la carta que entregué en presidencia y se rehúsa firmar de recibido; así que no le entrego la carta. Hoy mismo me entero de que los líderes de barrio han estado hablando mal del director de la primaria y hay rumores de que lo quieren correr. Además me avisan que en la tarde iba a haber una reunión por el tema de escasez de agua. Decidí presentarme con la idea de pedir que me firmen la carta de recibido en público.

Empieza la reunión, observo, escucho, espero. En algún momento veo que alguien presenta una buena propuesta y apoyo lo que dice y los líderes me dicen que guarde silencio, porque no es mi barrio. Yo contesto “Señores, vengo en representación del director de la escuela primaria porque tenemos 150 alumnos y es imposible que estemos sin agua.” Y uno de ellos dice “No queremos ni meseras ni sirvientas, que venga el director.”       ¿?

Lindo ¿no? Pues, realmente esa no me la esperaba así que me quedé en silencio, pero fue muy hermoso, sumamente hermoso, mucho más hermoso que un atardecer en la selva…el escuchar la reacción de mis vecinos. Uno de ellos, que ni lo conozco, ni de vista, dice: “Señores, aquí todos tenemos derecho a expresar nuestra opinión.” Pero lo más lindo fue escuchar a los otros “Sí, es la maestra y es nuestra escuela.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s